Acabamos de entrar en el nuevo año 2018 y de entre todas las cosas que caracterizan una entrada al año, los nuevos propósitos son algo que nunca falta. ¿Has hecho ya la lista de los tuyos? ¿Qué tal te han ido estos tres primeros días?

Tanto si has empezado con buen pie, como si no has tenido tiempo de empezar a cumplirlos, esta entrada es para ti. Da igual que te hayas propuesto hacer más ejercicio, aprender un nuevo idioma o abrir un negocio, porque la psicología tiene para ti una serie de consejos para que logres tus objetivos, sean cuales sean.

1. Ten tus objetivos claros.

Es fácil pensar a final o a principio de año qué es lo que nos gustaría cambiar en nuestras vidas. Podemos estar muy decididos a cambiar, empezar a dar los primeros pasos y, tras los primero días o las primeras semanas, nos encontramos abandonando nuestro objetivo.

Tener un objetivo claro significa poder ponerlo por escrito, ¿lo tienes? Pues aun debemos ir un paso más allá y definir cómo sabremos que hemos alcanzado nuestro objetivo. Nos será mucho más fácil cumplir un objetivo bien definido como “hacer ejercicio una hora al día, cuatro días a la semana” que el objetivo “hacer más ejercicio”.

Además, tener escritos estos objetivos a largo plazo (y leerlos de vez en cuando), nos ayudará a no desviarnos de nuestro camino y a seguir las reglas que tú mismo hayas decidido imponerte.

2. Pasito a pasito

Si te has propuesto incorporar a tu vida un hábito que no tenías y que supone un gran cambio para ti, este consejo puede ayudarte mucho. Aunque tengas muchas ganas y motivación para dar el gran salto hoy mismo, te será mucho más fácil ir poco a poco, tanto para alcanzar tu objetivo como para luego mantenerlo.

cumplir-propositos-pasos

Basándote en tu objetivo final, piensa en una serie de pasos intermedios, de dificultad creciente, que se vayan acercando poco a poco a tu meta. Además de tener un plan de la ruta que vas a seguir para lograr tu meta, poder ver cómo vas alcanzando esos pequeños objetivos supondrán una gran motivación para ti.

3. Premia tu trabajo

A la vez que defines esos pequeños pasos que te llevarán a la meta, puedes definir los premios que tú mismo te darás según vayas alcanzando objetivos. Poder darte un capricho cada vez que logres uno de esos objetivos te ayudará a seguir adelante y a aumentar tu motivación para llegar al siguiente paso.

Además, hay otros refuerzos que te pueden motivar mucho en tu nuevo camino, como los ánimos que recibas de las personas que son importantes para ti. Compartir con las personas significativas en tu vida cuáles son tus objetivos y cómo van siendo tus progresos, puede ayudarte y mucho.

Porque, ¿quién no se alegra al escuchar de una persona querida un “qué bien lo estás haciendo”?

4. Usa los hábitos que ya tienes como impulso

Algo que te puede ayudar a conseguir tu objetivo y cualquier otra cosa que te propongas hacer, es lo que los psicólogos conocemos como el Principio de Premack. No es otra cosa que utilizar algo que ya haces y que te gusta para reforzar otras cosas que te cuesta más hacer o que te gustaría hacer en mayor medida.

Para llevarlo a la práctica, piensa en algo que hagas cada día y que te guste: ver una serie antes de acostarte, leer algún libro, hacer crucigramas mientras meriendas… Y piensa en ese nuevo hábito que quieres incorporar. Se trata de que vincules las dos acciones y tengas claro que si no llevas a cabo una, no podrás hacer la otra. Por ejemplo, si no has cumplido tu objetivo de estudiar un idioma ese día, no podrás ver tu serie al terminar ese tiempo de estudio.

Cumplir-proposito-positivo

5. ¡Pasa a la acción!

Muchas veces, el problema que surge de los propósitos de año nuevo es precisamente ese, que se quedan solo en propósitos que nunca se llevan a cabo. Aunque parezca algo muy obvio, para lograr tus objetivos, debes empezar a actuar en algún momento.

Y para lograr pasar a la acción y comenzar a lograr tus objetivos, lo mejor es planificar esto también. Cuando tengas por escrito y bien claros todos los pasos anteriores, llegará el momento de poner fechas. ¿Cuánto tiempo te das para lograr tu gran objetivo? ¿Cuándo deberás alcanzar esos pequeños pasos que te has marcado? ¿Cuándo vas a premiarte? Y algo muy importante: ¿qué día vas a empezar tu camino?

Una vez que tengas definidos y claros todos los puntos que te hemos propuesto, estarás más que preparado para alcanzar tus propósitos de año nuevo. Estamos seguros de que este 2018, sí que sí, los alcanzarás.

¡Mucho ánimo!