Cuando pensamos en el jugador de un videojuegos de acción, puede que nos venga a la mente el estereotipo de alguien impulsivo y con grandes dificultades para la atención. Sin embargo, hay estudios que demuestran una serie de beneficios cognitivos en aquellas personas que juegan regularmente a ellos.

Siempre se ha hablado de todos los efectos negativos que los videojuegos podrían tener sobre los jugadores. Podemos encontrar numerosos artículos sobre los peligros de la adicción a este tipo de juegos y sobre la agresividad que podrían producir en los usuarios. Más aun después de la reciente publicación de la CIE-11 por la OMS, que ha añadido la adicción a los videojuegos a su lista de enfermedades mentales.

Sin embargo, como pasa con la mayoría de las cosas, no todo es negativo. Cada vez son más los estudios que apuntan a los beneficios que los videojuegos tienen sobre nuestra cognición.

Y no nos referimos a esa inmensa cantidad de juegos que hay diseñados para “entrenar la mente”. De hecho, estos juegos que suelen ser simples copias de algunos test psicológicos adornados con imágenes más entretenidas, no siempre han mostrado ventajas en personas que tienen déficit en capacidades como la atención. Algo que sí se ve en juegos de acción como el Fortnite o el Call of Duty.

Una de las capacidades cognitivas que más se han estudiado en este aspecto es la atención. La atención se entiende como una capacidad que permite hacer consciente un conjunto de información (ya sea interna o externa), mientras que el resto de información que nos rodea es descartada de ser procesada. Además de entenderse como esta especie de “filtro”, también se considera que es el mecanismo que regula o controla el resto de procesos cognitivos (razonamiento, memoria, aprendizaje…).

videojuegos-psicologia-beneficio

Los juegos de acción a los que nos estamos refiriendo, requieren que el jugador esté completamente enfocado sobre la tarea que tiene que realizar, al mismo tiempo que vigila el resto de esa escena virtual para evitar poner en riesgo a su personaje y, por tanto, a la partida que está desarrollando. Requiere entonces que el gamer desarrolle una gran flexibilidad de la atención, aprendiendo a dirigirla a distintos focos de forma continuada. Estamos hablando entonces, de una mejora en la atención focalizada y la atención dividida.

Una característica de los juegos de acción es el hecho de que según se va avanzando en la historia o la partida, la dificultad del juego va en aumento. Cada vez habrá que enfrentarse a un mayor número de enemigos, en espacios más complejos y con más estímulos distractores. Esto permite que el jugador vaya aumentando también progresivamente su capacidad para procesar la información que aparece en la escena.

Unido a esta dificultad se da el hecho de que la rapidez en la toma de decisiones tiene que ser cada vez mayor. Hay que decidir si un estímulo que aparece en escena es peligros, si se debe disparar a un enemigo o si, por el contrario, al atacar estaremos perjudicando a alguien de nuestro bando. Los tiempos de reacción, por tanto, son menores en las personas que suelen hacer uso de los videojuegos de acción.

videojuego-fortnite-psicologia-beneficios

La psicología se ha interesado por todos estos beneficios que aportan los videojuegos de acción sobre las diferentes capacidades cognitivas, por lo que cada vez son más los estudios que se realizan en esta línea. Estos recientes estudios muestran las ventajas de los jugadores (frente a personas que no hacen uso de este tipo de videojuegos) obtienen en diferentes tareas como son las de rotación mental de figuras, sensibilidad al contraste o la prueba del campo visual útil.

Pero las ventajas no se quedan únicamente dentro de las puertas de los laboratorios de psicología, ni únicamente en el mundo virtual. Estas capacidades son también usadas en nuestra vida diaria. Un rápido procesamiento de la información, una mejor toma de decisiones o la gran capacidad atencional, hará más eficaz a la persona en tareas de organización y planificación, en la conducción, en el ámbito laboral… y en casi cualquier tarea que deba realizar en su vida cotidiana.

Debido a todos estos hallazgos, se han empezado a diseñar una serie de videojuegos terapéuticos para hacer frente a diferentes problemas, como puede ser el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Estos videojuegos terapéuticos distan bastante de los que se diseñaban hace ya unos años y se asemejan más a los videojuegos de acción que existen actualmente en el mercado, en lugar de a los típicos test cognitivos que han sido desarrollados anteriormente por la psicología.

 

Sin embargo, a pesar de todas estas ventajas, no es necesario hacer un uso abusivo de ellos, ya que los beneficios se observan cuando se juega en sesiones cortas diarias. De nada nos sirve fijarnos en los problemas que podrían resolver si caemos en otro problema tan grave o mayor, como es el del juego adictivo o patológico.